Inicio Blog

Buy Argumentative Essay On-line Your Personal Essay Helper

0

Whether you’re a highschool scholar or a college graduate, we can help you purchase argumentative essay from a proficient educational writer. At EssayMill.com, we pride ourselves on providing professional, custom-made argumentative essays on the market based mostly on the person needs of our shoppers. Read on for more information on why you should contemplate working with skilled wordsmiths to craft your subsequent paper and extra details about our services. If you might be an engineer who wants to start out with a proof of an concept the place sure arguments are used, you can pay Edubirdie for an essay and explain your writing necessities. The most necessary is to choose your topic by researching issues first, which is exactly what our specialists do as you order your argumentative essay.

All fee transactions go through a secure online fee system, thus your Billing info isn’t stored, saved or out there to the Company in any means. Additionally, we guarantee confidentiality and anonymity all all through your cooperation with our Company. I completed the order and collaborated completely via online means to get things in order.

It harms your grades, your popularity and your future profession. If the service offers low-cost essays, plagiarism checking options may price additional. It is best to pay a little bit more, than understand your paper is stolen after you’ve already submitted it. When you complete that order kind and finalize your cost, you can get pleasure from your free days whereas we work in your argumentative essay. Don’t fear about it – no one can ever discover out that you simply bought your paper on-line except you resolve to tell them.

They allow you to swiftly and securely pay for expository essays when ordering. When you could have obtained and accepted the final model of the paper, all payments will be processed. Pay with Visa, MasterCard, American Express, and Discover credit cards.

Our expert authors craft each essay from the bottom zero. We also check all content material for plagiarism and grammar errors earlier than handing it out to you. However, if you don’t see your subject of research on this list, fear not! With an in depth catalog of writing professionals, we are going to find a real professional to help you. A nice choice of writers and a pretty affordable worth, particularly for an unique research paper.

When it involves persuasive essay, it is not sufficient to have an excellent presentation and sound reasoning. Other components can make or break the success of your essay. Poor grammar or weak arguments that fail to hyperlink properly can undermine your message. Even one incorrect piece of data can solid doubt on the whole essay.

Very proactive to read your assigment first for corrections, if they’re needed he do this inmediatelly. If you wish to have good grades or you might be in hassle and have to cross a class this is your writer. He accomplished the task ahead of schedule and the work was distinctive.

The ultimate piece of labor will be with none grammatical errors and expertly formatted based on your requests. As quickly as your professional has put the ultimate touches on your essay, you’ll obtain an e mail notification telling you that your essay is ready. All you want to do is go to your account, download your paper, and ensure it’s precisely as you requested.

Looking to purchase a analysis paper or other school paper but do not know which service to trust? Check out these perks we provide each student that involves us with a “write my argumentative essay” request. The minimal deadline for our A-class essay assist online is simply three hours.

If wanted, take benefit of our flexible revision choices. Work closely along with your writer to make adjustments, guaranteeing the essay aligns perfectly with your imaginative and prescient. This kind of task requires lots of planning, important considering, and infrequently, analysis to properly convince the reader of the point you might be placing ahead. If the applicant isn’t a native English speaker, doesn’t hold a level, or doesn’t have no much less than three years of educational writing expertise, we decline them immediately. Check out the newest critiques of our service from learners similar to you.

CON LA LICENCIA DE DIOS. LA POLÉMICA CONSTRUCCIÓN DE LA SAGRADA FAMILIA

2

El siempre combativo George Orwell, brigadista internacional durante la Guerra Civil española, también disparó municiones contra la Sagrada Familia. La primera vez que estuvo en Barcelona, fue a echar un vistazo a la catedral, y dijo que se trataba de “uno de los edificios más horribles del mundo”. Comparó con botellas de vino las cuatro torres construidas hasta ese momento, y que gracias a su supuesto valor artístico, el edificio no terminó, como otros templos, consumido por las llamas.

Orwell no fue el primer escritor que se burló de Gaudí. Ya lo había hecho Ramón del Valle Inclán; según él, el Palacio Güell era “fúnebre, bárbaro y catalán”. Miguel de Unamuno, sin referirse a Gaudí específicamente, dijo que el modernismo catalán era fachadosa, “fachadas infestadas”, debido a la ornamentación. Para Juan Ramón Jiménez, Barcelona era “víctima de las pesadillas de un arquitecto catalán”.

El autor de 1984 remató su crítica señalando “el mal gusto” de los anarquistas que no dinamitaron la obra de Antoni Gaudí el 21 de julio de 1936.

            Cuando sucedió el ataque, Gaudí ya llevaba diez años muerto, sepultado en la cripta de la Sagrada Familia. Aunque el edificio no sufrió daños mayores, los vándalos entraron al taller y destruyeron las impresionantes maquetas de yeso con las que el maestro resolvió casi todos los detalles del proyecto. Luego sobrevino el incendio que consumió fotografías, dibujos originales y los pocos planos arquitectónicos de la que se convertiría en la iglesia más visitada de España.

Lluis Bonet i Gari, un joven arquitecto y ayudante de Gaudí, guardó los restos de las maquetas y las escondió hasta el final de la guerra. Los más de diez mil fragmentos fueron restaurados y usados como guía por ingenieros y arquitectos.

A diferencia de sus colegas, el catalán prefería trabajar en modelos tridimensionales a los que daba forma con las manos, tal y como había visto a hacer a su padre, un artesano que fabricaba calderos.

Aunque no era inmune a las críticas, Gaudí nunca dudó de su trabajo y defendía sus ideas a capa y espada. Si era el caso, sabía alzar la voz. Según su testimonio, cuando se ponía de malas, era irascible y explosivo. Este modo de ser le permitió llevar a cabo sus proyectos aun y cuando éstos pasaban por alto los reglamentos de construcción y los veredictos de las autoridades.

Cuando presentó los planos del Palacio Güell, el arquitecto a cargo se negó a autorizarlos; la Casa Calvet violaba la altura máxima permitida; las obras de la Casa Batlló fueron clausuradas por no contar con el permiso de construcción; La Pedrera se construyó sin respetar los límites de su propio predio (una columna se desplantaba sobre la acera).

Con estos antecedentes, no sorprende que la Sagrada Familia no contara con la licencia de construcción correspondiente. Desde la colocación de la primera piedra el 10 de marzo de 1882, esta obra ha estado “chueca”, como se dice en México. A lo largo de estos 137 años transcurridos, ni el más conspicuo de los investigadores ha podido hallar el permido que avale los trabajos en el más famoso predio del Eixample.

La licencia no es barata: ya se pagaron más de 5 millones de dólares, y se espera que los siguientes años se liquide un monto superior a los 41 millones por los años anteriores. El permiso estará vigente hasta 2026, año en que se completará la catedral y se conmemorarán los cien años de la muerte de Gaudí. 

Al morir, el 10 de junio de 1926, el arquitecto se llevó consigo todos los detalles arquitectónicos y constructivos de la iglesia.

Para un alma piadosa como la suya, morir atropellado por un tranvía fue un acto de injusticia divina, pues desde 1911, a la edad de cincuenta y nueve años, Gaudí lo dejó todo, no sólo a sus adinerados clientes sino su vida misma con el objetivo de dedicarse en cuerpo y alma a la Sagrada Familia. Su imagen de dandi bien vestido, con trajes cortados a la medida y sombreros elegantes quedó en el pasado.

Esta decisión, de acuerdo con Lluís Permanyer, autor de Gaudi of Barcelona, fue consecuencia de una profunda depresión.

Desde niño, debido a enfermedades asociadas con el reumatismo, Gaudí se acostumbró a alimentarse frugalmente a base de miel y verduras. Esta herencia, sumada a su condición psicológica en 1910, derivó en anemia y luego se contagió de brucelosis o fiebre de Malta.

Con la muerte al acecho, Gaudí redactó su testamento. A esas alturas de su vida ya era famoso, con creaciones como la Casa Batlló, La Pedrera, el Parque Güell, y en círculos académicos se consideraba que sus soluciones estructurales eran, además de atrevidas, innovadoras y revolucionarias. 

La polémica siempre ha acompañado a la Sagrada Familia. El 9 de enero de 1965 se publicó en el periódico catalán La Vanguardia una carta firmada por personalidades de la arquitectura como Le Corbusier, Nikolaus Pevsner, Bruno Zevi, Ricardo Bofill, entre otros, así como el pintor Joan Miró. El texto dice, entre otras razones, que a nivel urbano, ya no es admisible construir grandes templos debido al crecimiento de las ciudades; lo mejor era edificar parroquias en distintas partes de Barcelona.

La razón más poderosa era que Gaudí no había dejado instrucciones precisas ni planos: “Gaudí tenía de la arquitectura un concepto tan vivo que creaba su obra diariamente a impulsos desordenados, con unos planos previos que servían apenas de pauta. En Gaudí hay un aspecto pictórico y escultórico que es esencial y este aspecto sólo él lo podía realizar, Sin él, la obra queda falseada y disminuida”.

A pesar de la carta, los visitantes siguen llegando a Barcelona para peregrinar por toda la ciudad, en busca de los proyectos de Gaudí y depositar su dinero en las urnas de la Sagrada Familia.

A pesar de George Orwell, el nombre de Gaudí es sinónimo de arquitectura, una de las más grandiosas e imaginativas creada por el hombre. Como apuntó Jonatahn Swift en “Thoughs on Various Subjects, Moral and Diverting”: “Cuando en el mundo aparece un verdadero genio, puede identificársele por este signo: todos los necios se conjuran contra él”.

¿CUÁL ES LA MEJOR CANCIÓN DE LUIS MIGUEL?

0

En el episodio piloto de Grandes Éxitos, Jorge Vázquez, Rogelio Flores y Ricardo Sánchez enlistan y comentan las mejores canciones de Luis Miguel, a través de una selección votada por el pueblo bueno y noble que ama a nuestro único e inigualable «Sol de México».

DEALER CHRIST: EL EVANGELIO DEL CRIMEN

1

La imagen de Baby presentado a la fiscalía me quemó el seso. A esas alturas habrían vaciado la información de su móvil y repasado mi epíteto entre su lista de contactos, “Profe”, como me conocían en cierto sector de jóvenes drugos de la ciudad, porque a varios impartí materias de reflexión ética y social en la universidad jesuita.

Image result for celular usado

La respuesta de Regis, una ex alumna con quien confirmé la noticia, zanjó el caso: “Ya salió, profe. Está en su casa.”

Quise ir a felicitarlo por su regreso a la libertad, porque es un tema que suelo tratar en clase, y pedí a la chica que me avisara cuando fuera pertinente darle una vuelta. “Dice que te jales.”

En lo individual, se había vuelto imposible disimular que rebasaba los cuarenta años y acumulaba buen récord en la carrera hedonista de las sustancias, motivo que me acercó a Baby, pues requería de un sugar man confiable y él necesitaba ser escuchado por alguien serio, ya que había comenzado a “reventar” drogas y cargaba resabios de conflicto moral.

Tengo una familia, se justificaba, quiero dar a mis hijos lo que me negaron. Se refería al invaluable tiempo y a las comodidades de una vida segura y ordenada.

Aquella primera noche en que nos entrevistamos lo insté a que le valiese verga la opinión de la gente. Entre jalón y jalón de cortesía lo concilié recordándole un par de preceptos fundamentales del mundo posmo.

Primero, la gente se piensa decente porque roba o vende sus nalguitas dentro del sistema. Segundo, las drogas son-el-Ca-pi-ta-lis-mo. Y los que están dentro del sistema somos tus hipócritas clientes.

Desde aquella ocasión Baby me tomó aprecio sincero (si es que la probidad cabe en ese mundo, Burroughs categoriza que en Yonquilandia nadie es compa).

Image result for william burroughs

Profe, me engalanó, yo sabía que usted tiene otro nivel de pensamiento.

Bien. No fui de sus mejores compradores pero comenzó a compartirme del mejor de sus productos, su amistad, y algo de cisne blanco a cuenta del vastísimo suministro general. Algunas noches de sábado lo acompañé a trabajar mientras recorríamos el derby consumidor del puerto, en jornadas en que constaté que el negocio arrea dinero.

En una ocasión ejemplar un chilanguito salió de una mansión empuñando cuarenta mil pesos destinados exclusivamente a la compra de la droga que se pilotaría con sus amigos aquella noche de acapulcazo. Yo me había chingado trabajando un año para un periódico queretano y ahorrar apenas la misma cantidad, mientras hay quien se la esnifa en seis horas de fiesta.

Observé a cuánta gente decente y de bien le encanta entumirse las aletas. Atestigüé que el mundo está en manos de don Porfirio Blanco. Vi lo relativamente sencillo que es hacerse de trescientos mil pesos en una noche. Y que el mundo es sensacional. De comprar sensaciones, pues.  

Llegué a casa de Baby y parecía que nada grave había ocurrido porque me recibió con su sonrisa de amplitud modulada. Me sentó a la mesa a departir con su familia. Me sirvió un whisky. Dedujimos que les pusieron un cuatro, si no, ¿por qué hubo un batallón de más de treinta soldados esperándolos en el camino de Pie de la Cuesta?

Image result for whiskey on ice

-Nos tuvieron parados al sol más de ocho horas, amedrentándonos y chuchándonos las costillas y el culo con el cañón de las metralletas, los ojetes.

Baby narraba los hechos como una aventura dominical; mientras Gabi, su mujer, no cesaba de clamar que durante todo aquel tiempo experimentó el humor siniestro de sentirse en una serie de Netflix, Las mujeres del narco, con detalles dignos de ficción, como que al reunirse con las angustiadas esposas del resto de los detenidos, una de ellas estropeó la cita con el juez al llegar impuntual, pues la señora despertó tarde y por nada del mundo se permite salir de casa sin maquillaje.

Al final pasamos al privado de Baby y hablamos en crudo. ¿Te cabreaste?, le pregunté insidioso. Baby, enérgico por naturaleza, inflamó bizarramente el pectoral y empezó a rebotar como calentándose para un tiro.

-¡¿Sabes qué, profe!? –amenazó como padeciendo arcadas de exorcizar algo, de hacer catarsis-, la neta, no sé si me creas, me vale verga si me crees o no, pero ¡nunca, nunca –rabió gélido con la dicción y la quijada enhiestas, como conteniendo trescientas toneladas emocionales-, nunca, te lo digo muy en serio, y escúchalo bien, jamás me vi encerrado en una puta cárcel!

Luego de gritarlo, la resonancia quedó expandiendo sus ondas gravitacionales mientras señalaba, insisto, cargadísimo de alta tensión, hacia allá, a lo lejos, en dirección al Centro de Reinserción Social de Acapulco.

Luego se precipitó para asomarse a mis ojos buscando confirmar que había comprendido aquella verdad, aquella sustancia absoluta y sublime; pero imposible de enunciar sin mediación de la poesía. Baby comenzó a grifarse de desesperación, de incomunicación.

-¡¿Tú crees que yo quiero ser esto?! -se indicaba el yo con la punta de los dedos.

Parecía hablar tan en serio, que volvió resueltamente para interpelarme a quemarropa.

-A ver. Tú –me encañonó con su pistola de índice, medio, y gatillo pulgar, clamando desesperado, incluso despectivamente, como diciendo a ver, ahí te tienes a ti mismo-, ¿eres lo que quieres ser, estás contento con eso que te tocó ser?

No esperó mi respuesta y fue echándose demostrativamente atrás, con la evidencia abstracta y el gesto facineroso del Ángel de la Historia benjaminiano, de Klee, a brazos abiertos como un Cristo ocasional. Luego continuó vociferando.

-¡Aquí los huevos no son al gusto, profe!

Entró al baño repitiendo trágicamente el proverbio a lo largo de una extensa micción. La luz del wáter cambiaba de color cada cinco segundos como el ambiente de una discoteca.

Aproveché el intervalo para defenestrar una mirada, invadido por el vértigo de precipitarme desde un edificio existencial de 42 años de vida dilapidada. Baby salió dejándose caer del escalón del baño, abstraído en un diálogo interno a voz alta en el que repetía ahíto de furor.

-Yo se lo dije al pinche Negro. No mames, Negro, esto va a valer verga, así no se hacen las cosas. Y al hijo de su puta madre a la mera hora los huevos se le hicieron chiquitos cuando preguntaron de quién era el arma -Baby se puso a renegar con repugnancia, cuando de repente abandonó su digresión para venir a asaltarme-, ¡Profe, yo no soy el pinche hombre de hierro! ¡Hay días en los que no quiero levantarme de esa puta cama!

Iba-venía con zozobra de recién enjaulado cuando de repente fue como si me descubriera ahí sentadito, y se puso a estudiarme como entomólogo, con el ceño torcido de curiosidad, o como midiéndome para soltar un puñete, o una embestida inquisitorial, no lo sé, la tentativa de algo, pero sólo continuó su discurso fractal.

-Cuando el pinche abogadito de mierda entró y nos dijo que para salir, alguno de nosotros tenía que echarse la culpa, para salvar al resto, sólo quedamos el puto Negro y yo, porque los demás eran el patrón y su oficial. ¡¿Tú crees que ese pendejo del Negro tiene los huevos para algo así?! (Yo ni siquiera sabía quién era el Negro.)

¡No mames, profe, no-ma-mes! –reclamaba más allá de la indignación, desde la injuria, como si hubiera estado con él en medio de aquella crisis-. ¡Ese güey vale pura verga!

Baby crepitaba fundiéndose en su propia pira y resurgiendo.

-En aquel momento me fui a una esquina de la celda y me puse a mirar hacia la pared.

Se tapó fatalmente el rostro para ir descubriéndoselo, estirándose la de piel como si fuera látex, deformando el dibujo de sus facciones de nene y reproduciendo la desesperación de Munch.

-Le pregunté al abogado cuántos años mínimo; no pues que entre quince y veinticinco.

Acentuó un aspaviento con que describió la angustia de jugarse la libertad en un tiro de dados a todo o nada.

-¡Vámonos a la verga, patrón, yo asumo el cargo!

(Bolos de saliva y gargantas dilatadas.)

-¡Vergas, profe! –Baby persistía en recriminarme, ahora con los ojos cristalizados- ¡¿tú crees que mis hijas, mi hijo y mi mujer no me pasaron por la cabeza?!

¡Pram! Aporreó la cómoda, a punto de combustión espontánea. Mesaba. Resollaba.  Sin encontrar recipiente en cuál verterse.

-¡¿Cómo le hago para abrirte los ojos?! ¡¿Cómo mierdas le hago, Profe, para que me comprendas?! ¡Yo -se golpeaba el pectoral tribalmente- no permito que se meta a mi cabeza un sólo pensamiento negativo! ¡Yo nunca, te repito, jamás me vi metido en cárcel alguna!

Respondí “sí” cuando me cuestionó si lo comprendía diáfanamente; pero él sabía que mentía, que asimilaba aquella verdad sin la mística requerida.

Necesitaba atravesar con mis dedos los huecos de los clavos y horadar el costillar abierto, como Tomás. “Pon aquí tu mano y métela en mi costado. Deja de negar y cree”, fue como el Mesías regañó al apóstol luego de aparecérseles resucitado, lo recordé por la canción de Losing my religión, no es cierto, ya me sabía la cita.

-¿Y qué ocurrió? –insistí negligentemente.

Baby extendió los brazos para obviar una puya tautológica.

-¿Dónde estoy? ¿Dónde me ves?

-Sí, pues -imposté morriña-, me refiero a qué respondió el patrón.

-No pus, el güey se me quedó mirando. Luego habló en secreto con el abogado. Cuando regresó dijo “vamos a salir todos juntos de aquí, van a venir a sacarnos, así que pónganse vergas”.

-Cuando se corrió la voz –ahora Baby sonreía- la pinche fiscalía comenzó a vaciarse, los putos comenzaron a inventar que tenían operativos y el maricón del fiscal no volvió a aparecerse, nada más dejaron a un custodio, al que mandamos por caguamas y cigarros, y rogaba que no lo mataran cuando llegara el comando, porque tenía familia. ¿No, puto? –Baby se desternilló, liberado al fin-.

Salieron sin necesidad de violencia.

-¡Ahora el patrón me tiene aquí! –Baby acuñó un botón de ternura.

Pude comprender lo que significaba aquella osadía de Baby, ascenso, más dinero, más poder, más todo. Baby no era precisamente un hombre valeroso como sí un creyente.

-¡Profe –me sacudió las reflexiones señalándose con su sonrisa de publicidad dental-, ahora soy un criminal, salí en las noticias, toda esta puta sociedad de mierda me vio, los papás de los amigos del colegio de mis hijos, todos! ¡Diosito –besó una cruz digital- me vale una verga! ¡Profe, en verdad te lo digo, siempre, siempre hay que mantenerse alegres! No niego que en cierto momento sentí miedo; pero todo el tiempo me decía nel, nel, nel, yo me veía feliz con mis hijas, nada más me concentraba en el momento en que las vería otra vez para abrazarlas, y de ahí nadie me sacó por más mierda que echaron. Hay que ser fuerte mentalmente, Profe.

Gabi entró para dejarnos un platón de sincronizadas.

Me zampé otro whisky y me despedí con mi compra habitual sin saber que sería la última. Al salir nos percatamos de que había una patrulla de la policía estacionada al pie del edificio.

Bajé con aplomo y candidez de ciudadano correcto y con la droga escondida entre los testículos. Días después busqué a Baby pero nadie dio razón. Le escribí pero jamás respondió. Debe encontrarse bien porque es un tipo astuto.

Por mi parte, a raíz de su desaparición dejé de atascarme, fui desamparado por mi dealer Christ pero heredé una verdad en la vida, algo más fuerte que cualquier droga, también quedé con una serie de temblores corporales y ansiedad de abstinencia, pero quién iba a pensar que la inspiración de la fe auténtica, que el mismísimo evangelio llegaría a mí por la voz profética de un sugar man.

Epílogo: Apagada la brillante luz evangélica comencé a sentirme, como dice Ciorán de “cuando uno ha superado la edad de la rebeldía y continúa desatándose”, como un “Lucifer lelo”. 

CUESTIONARIO PROUST CON EL HARAGÁN

0

Luis Álvarez, creador de El Haragán y compañía, ha vendido más de 7 millones de discos a lo largo de sus carrera. Autor de temas como “Mi muñequita sintética”, “Él no lo mató”, “En el corazón no hay nada”, “No estoy muerto” y “Bajando en la esquina”, Álvarez es la prueba viviente de que sin el apoyo de los medios de comunicación es posible triunfar en el mundo del rock. Recostado en el diván, el Haragán responde las siguientes 36 preguntas.

¿Qué detalle de la vida cotidiana es lo que más te irrita?

El humo de los carros.

Por el contrario, ¿qué detalle de la vida cotidiana es el que te hace más feliz?

La buena comida.

¿Cuál es tu mejor momento del día?

Un café por las mañanas con mi chica.

¿Cuál es tu mayor miedo?

Pasar por la vida sin trascender.

¿Cuál consideras que es tu gran defecto?

Confío mucho en la gente.

¿Qué es lo que más valoran de ti tus amigos?

Mi buen humor.

¿Qué cosa te desagrada más de la gente que te rodea?

Que no paren de hablar.

¿A qué persona viva y muerta admiras?

Paul McCartney.

¿Cuál es tu mayor extravagancia?

Traer el cabello largo y despeinado.

¿Cuál ha sido tu mayor mentira?

Ser un haragán.

¿Te asomas al espejo y qué ves?

Un niño solitario.

¿Cuál es la cualidad que más te gusta en un hombre?

Credibilidad.

¿Y en una mujer?

Lealtad.

¿Cuál es tu color favorito?

Aguamarina.

¿Qué foto tuya no colgarías en casa?

De alguna borrachera.

¿Qué palabras o frases usas con demasiada frecuencia? 

Mas vale el papel mas desteñido que la memoria mas brillante.

¿Cuál ha sido el momento más glorioso de tu vida?

Cada que subo al escenario.

¿Qué talento te gustaría tener?

Pintar.

¿Qué cambiarías de ti?

No ser tan terco.

¿Cuál ha sido tu mayor fracaso?

No controlar algunos excesos.

¿Si pudieras reencarnar en una persona o cosa, ¿qué serías?

Einstein.

¿Qué lugar te gustaría conocer?

Rusia.

¿Cuál es tu posesión más preciada?

Un calcetín de bebé de mi hijo y de mi hija.

¿Qué es para ti lo más profundo de la miseria?

La falta de educación.

¿Cuál es tu ocupación preferida?

Desempeñar el papel de cantante de Haragán y Cía.

¿Cuál es tu comida favorita?

Albóndigas en chile verde.

¿Cuál es la comida que más odias?

El pozole.

¿Quiénes son los escritores que admiras?

Vivo más de lo que leo.

¿Cuál es tu banda, cantante o grupo musical preferido?

The Beatles.

¿Con qué figura histórica te identificas más?

Zapata.

¿A qué personaje famoso te gustaría conocer y qué le dirías?

Sting, gracias por influenciarme.

¿De qué es lo que más te arrepientes?  

De perder el tiempo.

¿Te gusta algún deporte? ¿A qué equipo le vas?

Me gusta el box.

¿Cuál es tu mayor adicción?

Las que más lastiman.

¿Cómo te gustaría morir?

Dormido junto a mi esposa.

¿Cuál considerarías que es tu lema?

Jamás nunca es tarde para empezar.

Imagen tomada de https://gozamos.com/2018/02/el-haragan-y-cia-concert-review-and-photos/