¡LIMONADA CON CIANURO!

EL MOVIL FUE UNA VENGANZA

El individuo víctima, después de ingerir el refresco, se sintió gravísimo y se encuentra luchando con la muerte. El envenenador logró escaparse.

En la Delegación del Ministerio Público de Coyoacán, se levantó un acta con motivo de un caso de venganza en que fué utilizado el veneno y administrado con engaños.

La víctima se llama Alfonso Ramiro Ramírez, quien fue recogido por una ambulancia de la Cruz Verde, con una aguda intoxicación, de las calles del Aguacate número 9. Declaró que desde hace años tiene viejas rencillas por una mujer con Enrique Nava, que en otro tiempo fue su amigo. No se hablaban pero Nava fue a buscarlo, proponiéndole olvidar todos los rencores. Lo invitó a tomar una copa a “La Universal”, pero él no quiso tomar más que una limonada preparada. Tan pronto como tomó la limonada, Enrique Nava se despidió violentamente y vió que al llegar a la puerta echaba a correr. Le extrañó aquello, pues Nava, no obstante que había invitado no pagó el consumo. Él lo hizo y se fué a su casa, pero a la mitad del camino comenzó a sentirse atacado de horribles dolores. Apenas pudo llegar a su casa. Llamaron a un médico y dijo que estaba intoxicado de un veneno activo y peligroso.

Los médicos de la Delegación no pudieron determinar, por el momento, cuál era el veneno que le fué administrado a Alfonso Ramírez, aun cuando creen que haya sido cianuro. El lesionado estaba muy grave y fué enviado urgentemente al Hospital Juárez.

El delegado del Ministerio Público practicó una investigación habiendo examinado a los empleados de “La Universal”, que es un establecimiento donde se venden tortas y bebidas y que se halla ubicado frente al cine Esperanza, y éstos comprobaron que, efectivamente, habían estado dos personas, que una pidió una copa y otra una limonada preparada y que el que tomó la copa se despidió violentamente y sin pagar, por lo que el invitado tuvo que hacerlo. Reconocieron en el intoxicado al que había tomado la limonada.

Se supone que Enrique Nava, premeditando su venganza llevaba ya el veneno preparado y en un descuido de su antiguo rival, lo puso en el vaso de la bebida que éste iba a tomar.

Ya la policía tiene la filiación del autor de este delito.

 

Publicada originalmente el 20 de octubre de 1942 en El Universal

Relacionados

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Metrópoli ficción 2014. Todos los derechos reservados