GALERÍA DE ARTEFACTOS

Batallón motorizado

Queremos alabar al hombre que tiene el volante,
cuya lanza ideal atraviesa la Tierra
Filipo Tommaso Marinetti

Justo como el caballo motorizado que pintara José Clemente Orozco y cuyo jinete funge como emisario de la épica conquista, así irrumpe el heraldo de la enorme caravana, entre gran estruendo pero sin consigna, por el angosto arroyo de la calle Tacuba. Pretexto para la exhibición y la parafernalia, signo de identidad y reconocimiento, la máquina y su alarde recrean el juego, la imagen de una escuadra victoriosa, el tropel de un batallón lejano ya de un destino y un origen en desfile fugaz y premonitorio.

Popular

del mismo autor

UNA SIMPLE OCURRENCIA

omo una ocurrencia de bar —refiere Paola Tinoco— comenzó...

POESÍA PERSONAL Y EXPERIMENTAL

ablaré como habla un narrador sobre un poemario. Hace...

UN DESTINO CIFRADO

n las cátedras universitarias, al menos las que yo...

EN POS DE UN FANTASMA

ace algunos veranos visité Acapulco bajo un pretexto literario...