ERRE Y SU MIRADA SOLIPSISTA

El ilustrador (o monero) que hoy editorializa la cotidianidad en los medios de comunicación digitales e impresos, está sujeto a la inmediatez de los asuntos del momento bajo el asedio de una opinión pública globalizada en sus miedos y demandas por la internet y las redes sociales.

Ya Marshall McLuhan diagnosticaba las globalización de las ideas en La galaxia Gutenberg, best seller premonitorio sobre la influencia de los medios  de comunicación publicado en 1968. Ensayo indispensable para entender la cultura de masas que en este Siglo XXI vive una edad dorada de redes sociales y medios digitales que propagan una puesta al día del pensamiento medieval.

Masificada la estupidez a través de opiniones sectarias y linchamientos mediáticos, los buenos ilustradores resultan un contrapeso a la estulticia. Acotado en la reflexión íntima de sus circunstancias inmediatas como persona de a pie y testigo del mundo que nos toca vivir, el trazo minimalista de René Velázquez de León bajo el seudónimo de Erre, nunca rige su expresión a criterios editoriales que dejan poco margen para resaltar al artista. Dibuja a contracorriente de los moneros de corte duro sometidos a las presiones de la industria de la opinión que hoy en día como nunca antes, depende de unificar criterios y consensos.

Erre acota su ruta como monero hedonista que se deslinda del fatigoso cartón político y evita perderse entre los contenidos cada vez más predecibles de los medios informativos.

El viñetista o “monero”, como se le identifica hoy en día al dibujante que aligera la información periodística, sufre de un aislamiento involuntario que paradójicamente, lo convierte en una presencia indispensable para acompañar la lectura de las noticias de todos los días.

Fluyendo con una rica y longeva tradición de dibujantes satíricos mexicanos, René Velázquez de León ha fusionado su ya larga trayectoria como diseñador gráfico a la de incipiente escritor de vena aforística que en 2018 publicó Altar Tacuba, y animador de publicaciones mexicanas underground claves para entender las artes y las letras mexicanas de ruptura de la década de 1990 hasta nuestros días: A Sangre Fría, Nitro Press, Moho y actualmente, Producciones El Salario del Miedo, donde es director de arte y diseño.

En este recorrido como esteta flaneur pendiente de las brutales contradicciones de la Ciudad de México, Erre, ha sabido captar en sus viñetas el espíritu transgresor e irreverente de toda una generación de artistas y escritores que desde los márgenes de la oficialidad y las convenciones, aportan su creatividad en publicaciones empresariales de talante diverso, en Instagram, Facebook, Twitter y  sobre todo, en los proyectos editoriales mencionados. Erre consolida su apuesta dispersa y caótica consolidando un personaje autoreferencial que expresa el desencanto del urbanita.

Influido sobre todo por El Roto, el genial cartonista de El País; Moebius, Charles Burns, Posada, Quino, Fontanarrosa y Raymond Pettibon, se suma a una tradición subterránea de ilustradores mexicanos como Eduardo Salgado, Bef, Jorge Flores “Blumpi”, Jis y Trino y el argentino Jorge Alderete.

Desde sus redes sociales, René Velázquez de Leon ha construido un alter ego inspirado en el universo de Rod Serling.

Con un poder de síntesis solipsista propio del habitante extraviado en las contradicciones de una Ciudad de México globalizada y delirante pero en esencia profundamente tradicional, a través de viñetas de trazo fuerte e ideas que recuerdan a Schopenhauer, Erre expresa una crítica sin demagogias ni oratorias cansinas, cuyo dardo mordaz va dirigido a la mayoría silenciosa que se oculta tras la pantalla de un teléfono o de una computadora.

Erre nos comparte en su apuesta como ilustrador de lo inmediato, una crítica profunda sobre nuestra voluntad hastiada del presente al que nos condena habitar ciudades sordas al diálogo con el otro.    

Relacionados

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Metrópoli ficción 2014. Todos los derechos reservados